CÓMO LLEGUÉ YO AL MÉTODO BATES

Me parece interesante terminar contando cómo llegué yo al método Bates. Al menos este es el tipo de preguntas que yo siempre me hago.

Supongo que cada persona tiene una historia y unas razones propias. En mi caso fue por pura necesidad, y por bastante desesperación.

 

Yo llevaba más de 28 años usando permanentemente gafas o lentillas, la mayor parte de ellos de la mañana a la noche. Vamos, que era una de esas personas cuyo primer gesto al despertarse era ponerse las gafas, y el último del día quitárselas. Y tengo que decir que estaba cómoda con esa situación. No me molestaba llevar gafas, toleraba las lentillas muchas horas seguidas todos los días, y no notaba molestias en los ojos… O eso creía yo.

 

Un viernes, a eso de las diez de la noche, tomando un vino con unos amigos les comenté que me parecía que veía peor con el ojo izquierdo.

 

El lunes por la mañana me di cuenta de la gravedad del asunto cuando, al ir a pintarme la raya del ojo derecho, no me veía la cara en el espejo… Ni la cara, ni la mano, ni el lápiz, ni el espejo, ni nada del cuarto de baño… Tan solo entraba un poco de luz por la zona superior derecha, y eso me permitía percibir algunas sombras en la periferia de mi campo de visión.

 

Lógicamente me asusté bastante… Y resumo la historia, que es muy larga, diciendo que hubo una serie de causalidades que me ayudaron (como que en el hospital me mandaran a mi casa porque “estaba perfectamente bien, y mi ojo simplemente estaba limpiando microporquerías, pero ni siquiera era necesaria una revisión urgente con mi oftalmólogo”). Tenía bastante claro en mi interior que todo el asunto tenía que ver con estrés emocional acumulado durante los últimos cinco años, que a nivel personal habían sido muy duros. Así que decidí echar mano de mi sabiduría personal, esa que todos tenemos cuando estamos conectados con nosotros mismos (en este punto me parece necesario decir que llevaba ya por entonces muchos años de trabajo personal), y asumir la responsabilidad de mi sanación. Entendí que no era el momento de lamentos, sino de concentrar todos los esfuerzos en curarme… Me dediqué a descansar, escuché mi cuerpo, me cuidé lo mejor que supe… Y en el proceso, de vez en cuando se me acercaba alguien que me preguntaba: ¿no has oído hablar del método Bates? La cuarta vez pensé que tal vez sería buena idea hacer caso de esa información que me llegaba con insistencia, y me puse a investigarlo. En los foros de internet había gente que aseguraba que daba buenos resultados, y que funcionaba. Encontré una semana de trabajo intensivo con el método en Italia, y pensé que al menos, si no me gustaba, me merecía una semana de vacaciones, y que Italia siempre era un buen lugar para perderse…

 

Y qué es... que no me parezco yo a Penélope Cruz? Si no has entendido el chiste..., vuelve a leerte el apartado del Dr. Bates! ;-)
Y qué es... que no me parezco yo a Penélope Cruz? Si no has entendido el chiste..., vuelve a leerte el apartado del Dr. Bates! ;-)

 

Pero resulta que funcionó. El método me gustó, decía cosas que podía entender, porque tenía que ver con lo que yo llevaba mucho tiempo sintiendo. Y en una semana de vivir sin gafas, y de poner consciencia en los ojos mañana, tarde y noche, empecé a tener momentos (breves, pero increíbles) de ver muchísimo mejor. Y cuando quiero decir muchísimo mejor hablo de poder leer con total claridad líneas del optotipo (ese cartel con letras con el que nos gradúan las vista) que de normal ni siquiera distinguía.

 

Seguí trabajando con el método cuando volví a casa, y me di cuenta de que iba a necesitar un poco más de ayuda. Así que hice la formación de reeducación visual en Madrid, comencé a ayudar a otras personas con problemas de visión, seguí estudiando y profundizando, continué con mi propio proceso de recuperación visual, que ha sido y está siendo la parte más emocionante y más enriquecedora de todo…

 

Y aquí estoy, dispuesta a compartir lo aprendido y lo vivido con quien le apetezca probar. Tengo que decir que no siempre ha sido fácil, el movimiento emocional en ocasiones ha sido de una intensidad apabullante, por expresarlo con cierta sutilidad.

 

Pero ahora vivo sin gafas. No tengo una vista perfecta, todavía. Pero he pasado de no atreverme a bajar las escaleras, o salir a la calle sin mis gafas (seis dioptrías y media de miopía y astigmatismo en mi ojo mejor), a manejarme con tanta naturalidad, que mis amigos se olvidan de que aún no veo del todo bien. Y no solo porque haya sido capaz de aceptar una visión poco nítida, sino porque, realmente, de verdad, veo muchísimo, muchísimo mejor. Sobre todo cuando estoy descansada y hay buena luz.

 

¿Cuánto mejor? No tengo la graduación de un oftalmólogo. No siempre es fácil hablar de estas otras realidades con los médicos. (Más bien resulta bastante complicado y descorazonador). Pero os puedo decir que en mis talleres de vista suelo ver mejor que la gente graduada con 2,75 dioptrías… Por el momento, porque sigo mejorando, sigo recuperando vista, y en ocasiones, especialmente con luz del sol, mi visión es casi, casi perfecta. Ya no tengo legañas de continuo, ni me pican los ojos todo el tiempo, ni los siento calientes y cansados por dentro. Vivo más despacio, mas relajada, soy más puntual… Y otras muchas cosas que podréis ir descubriendo por vosotros mismos… Si sentís curiosidad y os animais.

 

Yolanda Matés

 

 

 

ESCUELA DE VISIÓN

 

  PRÓXIMOS TALLERES en:

 (para ver la información de cada taller pincha sobre el lugar donde se organiza)

 

2019

 

Charlas divulgativas:

 

Lugo:  10 Mayo

     El Centro Habitado

 

  

Talleres Intensivos:

  

Santander: 18 ABRIL

       Centro Kábala 

Lugo:  11-12 MAYO  

     El Centro Habitado              

  

Taller mensuales:

 

Oviedo:      17 Mayo, 14 JUN       

           El Roble

   

 

Fin de Semana residencial en Porrúa.

 

Porrúa:  27, 28, 29 SEP.

 

 

 Sesiones Individuales en Llanes, Gijón y Oviedo.

 

 Plan especial presbicia.

   La vista cansada en sus etapas iniciales es muy fácil de controlar. Plan especial de tres sesiones individuales. En Llanes, Gijón y Oviedo.

 

Si estás interesad@ en organizar un taller en tu localidad, no lo dudes, ponte en contacto, aquí

 

Comparte la Web!

Web Site Counter
Licencia de Creative Commons

Todo el contenido de esta web está protegido por una Licencia Creative Commons tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas.